Make your own free website on Tripod.com

PROMO 80 - "LUIS ESPINAL - SANGRE NUEVA"

ROMERIA En homenaje a LUCHO
Inicio
Los de la 80 ...Ahora
SESION DE HONOR
La 80 y ASIA en la Romería
ROMERIA
25 años...de la Promo
Membresía
Notas de los Antiqui
Calendario de Eventos
Páginas de Interés
Novedades
LUIS ESPINAL
LUIS ESPINAL - SANGRE NUEVA en una frase

soc050323a.jpg

La PROMO 80 dijo...! PRESENTE ! en la Romería conmemorativa de los 25 años del asesinato de Lucho Espinal.
 
Carlos Mesa •
"Tenemos la obligación de seguir su ejemplo, empezando por la humildad y entrega, y el compromiso con los más pobres y marginados. Estamos obligados a pagar una factura histórica".

10050323.jpg

Una multitud acudió hasta el mismo lugar donde hace 25 años se arrojó el cuerpo sin vida y torturado del recordado sacerdote jesuita. Allí se reivindicó el servicio a los pobres.

A 25 años de su trágica desaparición en manos de los paramilitares, una masiva romería recordó ayer al reverendo padre, Luis Espinal Camps,  convertido en un símbolo nacional de servicio social y entrega desinteresada por la justicia y la democracia nacional.

Más de 2.000 personas, entre religiosos jóvenes estudiantes, sindicalistas, activistas humanitarios y hasta autoridades de Gobierno acudieron a la misa que se celebró al aire libre, en la curva de la zona de Alto Achachicala.

 En el basural donde el 22 de marzo de 1980 desconocidos arrojaron el cuerpo sin vida y con visibles signos de tortura del sacerdote jesuita, se erige una imponente cruz blanca en un jardín, desde el cual cientos de bolivianos reclamaron justicia contra la impunidad.

Espinal Camps, sacerdote jesuita, de origen español, se nacionalizó boliviano. En el país ejerció como director de la radio católica Fides y del semanario Aquí, donde publicó investigaciones sobre el poder y la corrupción, en tiempos en que los militares y los partidos urdían.

Aunque no guardan en la memoria los lamentables episodios de la dictadura, cientos de estudiantes de los colegios católicos de La Paz y otros establecimientos fiscales iniciaron la procesión a horas 09.00.

Participaron del inicio de la marcha la Asociación de Familiares de Desaparecidos por la Democracia (Asofamd), la Asamblea de Derechos Humanos y el Defensor del Pueblo. En el trayecto, se fueron sumando otras organizaciones como la Central Obrera Boliviana y la Federación de Trabajadores de la Prensa, entre muchas otras.

En medio de muestras de aprecio de los vecinos, la romería que, enarbolada de la tricolor nacional, banderas blancas y pancartas, alcanzó su primer objetivo a horas 10.00, en la plaza Barrientos, frente al Matadero municipal. Allí se escuchó la voz y los últimos consejos de Luis Espinal, grabados en radio Fides.

Poco después, la romería siguió su curso hasta alcanzar cerca del mediodía el parque "Luis Espinal", donde acudieron el presidente Carlos Mesa y el alcalde de La Paz, Juan del Granado.

"Las espinas de Espinal" entonó el cantautor Luis Rico, luego el sacerdote jesuita Alfonso Pedrajas ofició la misa en la que pidió a los cristianos seguir el ejemplo del pastor del pueblo, un ejemplo de servicio que debe ser emulado por quienes dirigen al pueblo en vez de servirse de él.

Juan del Granado ponderó a Espinal sembrando un árbol de kishuara. Tras comulgar, Carlos Mesa dijo que "Lucho decidió dar su amor por Bolivia con un sacrificio supremo y ese ejemplo debe servir a los más pobres y  engrandecer la patria en esta etapa de renovación".

En el lugar se instaló, sobre un granito afincado, el busto del sacerdote jesuita al que la población recuerda casi al mismo tiempo que celebramos los días de la Semana Santa.

La Razón, 23-3-05

90s.jpg

El Diario, 23-03-05
Romería en homenaje a Luis Espinal

 

Presidente pidió seguir el ejemplo de desprendimiento y trabajo del sacerdote asesinado.

 

No publicar la verdad es lo mismo que mentir, sostuvo el estadounidense Charles Lewis, parafraseando a Luis Espinal Camps, en el Seminario Internacional "Periodismo de investigación y acceso a la información pública", que se realizó ayer en el auditorio del Colegio de Abogados de La Paz.

 

En forma previa a la intervención del periodista estadounidense, Juan Cristóbal Soruco, había recordado a Espinal Camps como un periodista de investigación, que a raíz de las denuncias realizadas en el semanario "Aquí" fue victimado con inusitada crueldad, por quienes luego darían un sangriento golpe de Estado.

 

El periodista de investigación tiene el objetivo de descubrir la verdad que alguien quiere mantener oculta, proceso que además es inherente a la democracia, aunque en épocas de dictadura también se investiga como lo hizo Espinal Camps, denunciando los lazos narcotraficantes de quienes al amparo de la noche atentaban contra la democracia boliviana, manifestó.

 

Y mientras un grupo de periodistas, estudiantes de periodismo, y directores y propietarios de medios de comunicación, tertuliaba sobre la necesidad de la sociedad al acceso a la información pública y las características del periodismo de investigación, miles de bolivianos se congregaban en la puerta de radio Fides para iniciar una romería de homenaje al sacerdote periodista, que fue un ejemplo en esta disciplina de la tarea informativa.

 

Los ciudadanos recorrieron la ruta que los secuestradores y asesinos utilizaron la noche del 21 de marzo de 1980 para, primero, conducirlo al matadero de Achachicala, donde lo torturaron y luego lo mataron con una ráfaga de ametralladora, y después, arrojar el cuerpo sin vida del sacerdote jesuita en el Plan Autopista. La historia confirmaría después que los vínculos con el narcotráfico de los golpistas era tal y como el religioso había denunciado en el semanario que dirigía.

 

En el lugar donde fueron encontrados sus restos mortales se celebró una misa, de la que participaron también las principales autoridades político administrativas del país.

 

Carlos Mesa Gisbert, presidente de la República, manifestó que los bolivianos tenemos la obligación de seguir el ejemplo de desprendimiento y trabajo por el país de Luis Espinal Camps, y de no dar la espalda a los más pobres.

 

"Hoy nos deja aquí una estela permanente; una estela de que el compromiso con el país no puede cambiar, no debe cambiar, que es un compromiso de cambio, que es un compromiso de que busquemos una Nación más justa, una nación menos discriminadora, una Nación menos racista, una Nación que sea capaz de descubrir lo mejor que tiene", dijo.

 

A dos años de llegar al país, Espinal Camps adoptó la nacionalidad boliviana, en 1970, y desde entonces se convirtió en un firme defensor de los derechos humanos, participando en múltiples actividades, como la huelga de hambre protagonizada por cuatro mujeres mineras contra la dictadura de Hugo Banzer Suárez, la misma que concluyó con la apertura del período democrático, pese a que un par de golpes de Estado intentaron interponerse en esta determinación del pueblo.

 

El Primer Mandatario descubrió una plaqueta recordatoria y el busto de Luis Espinal Camps en la plaza que lleva su nombre, destacando las virtudes y la trayectoria del homenajeado.

 

"Tenemos la obligación de seguir su ejemplo, empezando por la humildad, continuando por la entrega y sabiendo que el compromiso más importante, siempre en un país como Bolivia, es el compromiso con los más pobres, con los marginados, a los que siempre se les da la espalda, a los que definitivamente tenemos una factura histórica que estamos obligados a pagar", aseveró Mesa.

 

Juan Del Granado, alcalde de La Paz, entregó una quiswara para que sea transplantada en la plaza, porque "es una de las pocas plantas que estaban en el lugar cuando el cuerpo de Espinal Camps fue depositado por los perversos".

 

Se debe recordar la vida de los héroes, de los mártires, la vida de Espinal, que estaba llena de firmeza y alegría. La quiswara sobrevivió como Espinal vive en nuestros corazones, concluyó.

 

sc_escudo.jpg

COLEGIO "SAN CALIXTO"
LA PAZ - BOLIVIA