Make your own free website on Tripod.com

PROMO 80 - "LUIS ESPINAL - SANGRE NUEVA"

De Arturo Silva

Inicio
Los de la 80 ...Ahora
SESION DE HONOR
La 80 y ASIA en la Romería
ROMERIA
25 años...de la Promo
Membresía
Notas de los Antiqui
Calendario de Eventos
Páginas de Interés
Novedades
LUIS ESPINAL
LUIS ESPINAL - SANGRE NUEVA en una frase

EL ROJO LUCIFER TAMBIEN ALBOROTA LOS TEMPLOS

  1. INTRODUCCION

 

    1. OBJETIVO DEL DOCUMENTO

El titulo del presente documento no pretende ilustrar la lucha de las fuerzas celestiales, el imaginativo duelo entre Dios y el Diablo, sino de las terrenales. Es decir, cómo las contradicciones sociales se enfrentan, unas encarnando lo viejo, caduco y conservador, y las otras, la transformación y la materialización de lo nuevo.

 

Pero hablar de las contradicciones sociales es un tema muy amplio. Estas abarcan todos los aspectos de la vida del hombre. Desde las muy personales hasta las más generales. Seria un despropósito abarcar todo, en este sentido, haremos el esfuerzo de ver como se expresan en un hecho concreto.

 

La Promoción “Luís Espinal – Sangre Nueva”, del Colegio San Calixto, el año 1980 vivió una experiencia  muy ilustrativa al respecto. Estos jóvenes, de una manera inesperada para los sacerdotes, se vieron envueltos directamente en la lucha de un pueblo contra las dictaduras militares,  hasta el extremo de entrar casi en la clandestinidad y soportar un sin fin de amenazas directas, por parte de un régimen fascista altamente masacrador y sanguinario, como lo fue del Gral. García Meza y Arce Gómez.  Este hecho, que se convierte en parte de la historia, todavía no ha sido muy analizado, y merece serlo, no solo porque fueron parte de la lucha nacional, sino porque se presento en una Institución Educativa controlada por la Iglesia Católica, que es uno de los sectores más conservadores de la sociedad.

 

    1. DEFINIENDO LA HERRAMIENTA DE ANALISIS

 

Quiero fundamentar muy brevemente la utilización del Marxismo como método de análisis, para explicar los hechos. A muchos les parecerá una herramienta obsoleta y dogmática, superada por la historia, debido a la caída de los Estados Obreros degenerados, la “desaparición” de la clase obrera, o la aparición de las nuevas “Olas”, la sociedad de la “Información”, la “Tecnología”, el “Conocimiento” y la “Globalización”.

 

Diga lo que se diga, lo objetivo es que el Capitalismo no ha desaparecido. Las modificaciones diarias que se materializan en la sociedad no han afectado a su esencia. Continúan siendo los medios de producción propiedad privada de una clase social. Lo cual provoca, la división social en clases, donde unos son los propietarios de los medios de producción y los otros no. Esta división genera contradicciones entre las clases, por tener intereses materiales diferentes, es decir lucha de clases. La cual vemos diariamente en nuestro país con niveles de alta explosividad, como lo acontecido en el mes de octubre del 2003.

 

La crisis capitalista que se expresa en la destrucción de las fuerzas productivas (fuerza de trabajo y medios de producción) esta más aguda que nunca, a través, de la desocupación masiva que crece, los bajos salarios, la eliminación de las conquistas sociales, la mercantilización de los derechos básicos (salud, educación, seguridad social).

 

La economía como fenómeno mundial no es reciente, la globalización es un viejo fenómeno en el capitalismo, que aparece desde el momento que surge el capital financiero. La fusión del capital bancario y el capital industrial  va a derribar las fronteras nacionales y conquistar el planeta. Junto con la expansión de la economía  todos los fenómenos se van a internacionalizar, y a cada país, se lo obligará a incorporarse bajo un determinado papel en la producción, ya sea en condición de opresor u oprimido.

La caída de los Estados Obreros Degenerados, aunque parezca contradictorio, es una ratificación de la teoría marxista, porque ésta fue capaz, 50 años antes, de predecir el futuro retroceso de estos Estados. El haberse alejado de la lucha por la revolución internacional y su burocratización fueron las causas. Sin el apoyo de la economía mundial no pudieron resolver sus contradicciones. La burocracia estalinista  se aprovecho de los beneficios de la revolución y termino retrocediendo al capitalismo.

 

En definitiva el Capitalismo y su crisis están  más presentes que nunca y en ese marco la teoría que mejor ha podido comprenderlo y pronosticar su desarrollo ha sido el marxismo. El resto es pura cháchara neoliberal, que en años, es mucho más viejo que el marxismo.  

 

  1. CARACTERISTICAS DE LA IGLESIA CATOLICA
    1. EL CARÁCTER CONSERVADOR Y OPRESOR DE LA IGLESIA CATOLICA

 

A muchos se les ocurrirá festejar cada 12 de Octubre como el día del “encuentro entre dos mundos”. Años antes de que se cumpliera medio milenio del arribo de Cristóbal Colon a nuestro hemisferio se impulso desde Europa una serie de reuniones, conferencias, publicaciones, seminarios, etc. con el interés de estudiar el “memorable” acontecimiento. En esta época es donde aparece una delegación mexicana planteando que el descubrimiento de América debería ser conocido como “el encuentro de dos mundos”, idea que se generalizo en muchas capas de la intelectualidad, porque aparecía más inofensiva.

 

Lo cierto es que la “memorable” invasión –objetivamente la política de la espada y la cruz- modifico de raíz la realidad continental. Esclavizo a todas las nacionalidades nativas, las uniformo con el rasero de la explotación y opresión; las convirtió en una masa  informe de indígenas encadenados.

 

Para cubrir las apariencias y con fines propagandísticos, la monarquía peninsular y la Iglesia, dijeron que su elevadísima misión era la de cristianizar a los infieles, de humanizarlos y civilizarlos. La historia nos enseña que el objetivo central era el de saquear las riquezas auríferas y argentíferas, para eso precisaron de la fuerza de trabajo de los nativos, lo que obligo a esclavizarlos.

 

El descubrimiento y la conquista de América no fue iniciativa de la Iglesia, fue realizada bajo dirección estatal, pero el cometido misional implico una importante participación de la misma. La Iglesia y el Estado estuvieron muy estrechamente unidos, hasta extremos donde el Estado tenía derechos para intervenir en los asuntos eclesiásticos.

 

Recordemos como en 1486, los Reyes Católicos, recibieron de Inocencio VI la Bula del Patronato, que les confería el derecho de proponer personas para los obispados y el de conceder todos los beneficios eclesiásticos. Las bulas pontificias de 1493 confirieron a los Reyes Católicos el derecho exclusivo a la evangelización de los infieles en las tierras descubiertas. La bula de 1501 transfirió los diezmos eclesiásticos al Estado. La bula del 28 de julio de 1508, de Julio II, estableció de hecho el patronazgo universal español en América. Y avanzando un poco más, el Papa León X, en 1518, concedió a Carlos V la facultad de fijar y modificar los límites de las diócesis americanas.

 

La espada y la cruz fueron un solo cuerpo en el avasallamiento de nativos cuando se realizó la conquista. Uno de los hechos más expresivos fue el asesinato de Atahuallpa. Donde el monje dominico Vicente Valverde,  mensajero de la Corona, exigió al inca, Biblia en mano, someterse a las leyes de su Dios y de su Rey.  Atahuallpa rojo de ira hojeo algunas páginas y arrojo los papeles al suelo encolerizado. El monje asustado corrió ante Pizarro y le dijo: “¿No veis que mientras estamos aquí gastando el tiempo en hablar con este perro soberbio, se llenan los campos de indios?.   Salid a ellos, que yo os absuelvo!!”. Inmediatamente a esto se produce la matanza y la captura de Atahuallpa.

 

De esta forma la esclavitud se impuso. Cristóbal Colon obtenía suministros de subsistencia provenientes de la Corona gracias a enviar aborígenes como esclavos. Los cuales se convertían en fuerza de trabajo barata para resarcir los sacrificios financieros que demandaban las expediciones. Esta situación no escandalizaba a los Reyes Católicos, es más, ordenaban vender a los esclavos en Andalucía. La Reina Isabel, en 1503, dispuso que los aborígenes fueran obligados a trabajar y a vivir junto a los españoles a fin de que fuesen adoctrinados religiosamente. Estos repartimientos también servían para remunerar a funcionarios reales o para aumentar sus estipendios.

 

Para que esta esclavización pueda efectivizarse era preciso vaciar del cerebro de los oprimidos las ideas y creencias tradicionales, que respondan a su condición y dignidad humanas, y reemplazarlas con las ideas y creencias esclavizadoras. La cruz cumplió un papel fundamental en este proceso de degradación de los indios.

 

El Concilio Limonense de 1584 mandó a publicar el primer Catecismo en aymará; no se trataba de utilizarlo como auxiliar alfabetizador, sino como instrumento para evangelizar mejor a las masas aborígenes, por eso se recurría a la lengua materna. Según algunos estudios se cree que en el incario habría existido una escritura jeroglífica conocida con el nombre genérico de ININI. Lo extraño es que las piezas de este tipo de escritura sólo contienen rezos, lo cual hace suponer, que fueron utilizadas como ayuda memoria para la enseñanza de los rezos, lo que los libero de la necesidad de alfabetizarlos e incluso castellanizarlos.

 

En las Leyes de Indias no se encuentra disposiciones acerca de la enseñanza del alfabeto a los aborígenes. Estos eran considerados como una masa destinada solo a ser explotada. Solamente los privilegiados, los hijos o descendientes de españoles tenían el derecho de instruirse, pagando su aprendizaje a los religiosos. Los sacerdotes (compañía de Jesús) en las misiones de Moxos y Chiquitos estaban a cargo de unos 19.000 indios, todos muy trabajadores. Nadie estaba ocioso, trabajaban en común bajo la tutela de los sacerdotes, sin conocer el uso de la moneda, ni el contrato de compra y venta, recibiéndolo todo de la mano de los Padres.   Tejían, curtían, tallaban, forjaban, cantaban, cultivaban, labraban el cacao, apacentaban especies de ganadería. Producían todo lo necesario para el propio consumo de su vida rudimentaria y civilizada, pero no existía instrucción del alfabeto. 

 

En la época de la Republica la relación Estado-Iglesia mantuvo la tradición y el clero actuó bajo la protección Estatal. Exceptuando el caso de Simón Bolívar, los intentos de lograr la separación de la Iglesia y del Estado han sido excepcionales y sumamente débiles  En el Proyecto de constitución para la Republica Boliviana los legisladores introducen el artículo (6to.) que acepta la religión católica como religión oficial. En 1839 la constituyente establece, no solo la religión oficial, sino amplia protección y prohíbe ejercer otro culto publico. Y en 1851 se llega al extremo de prohibir todo ejercicio religioso que no fuese el católico. Posteriormente las corrientes liberales (1906, 27 de agosto, gobierno de Montes) atenuaran estos artículos permitiendo la libertad de cultos. 

 

Todo esto sucedió mientras el clero tuvo y tiene participación, a veces de mucho peso, en la política nacional. Inspiraron y hasta dirigieron corrientes políticas y no se abstuvieron de la militancia directa.

 

En la actualidad la Iglesia trata de colocarse por encima del Estado y las contradicciones de la sociedad, sin dejar de hacer política, pretende actuar como arbitro en la lucha de los trabajadores, que batallan por mejorar sus condiciones de vida y de trabajo, contra el Estado.

 

Este poder de la Iglesia no sólo proviene de haber domesticado al pueblo con la religión, sino de su gran peso económico. En el pasado las instituciones religiosas y el clero se convirtieron en grandes gamonales, se apropiaron de la tierra de los aborígenes y los explotaron despiadadamente. Esto explica por qué los indios acumularon tanto odio contra ellos, y muchos predicadores del evangelio corrieron la misma suerte del nefasto Valverde.

 

En el presente la Iglesia y su ejército internacional de sacerdotes están entroncados en las transnacionales, son una potencia económica internacional, que maneja distintas actividades e influye en la economía boliviana. Son una fuerza decisiva en la publicidad, la educación, etc. De aquí arranca su fuerza política.

 

    1. LA IGLESIA Y LA CUESTION SOCIAL (LA ENCICLICA SOLLICITUDO REI SOCIALIS)

 

La crisis económica capitalista, las profundas contradicciones sociales. Los movimientos de los trabajadores tratando de resolver el problema del hambre, la miseria, la desocupación. La decisiva presencia de las organizaciones sociales. Todo esto obligo a la jerarquía eclesiástica a adoptar una posición al respecto de la cuestión social. Las ovejas del señor deambulaban descarriadas.

 

Según el sacerdote Alberto J. Sily (Compañía de Jesús - Argentina)  la doctrina social de la Iglesia se nutre de las siguientes fuentes:

·         “La primera es el Derecho Natural …” como “expresión de la esencia metafísica del hombre, en el ámbito de las normas éticas que regulan sus derechos y deberes, …”.

·         “En segundo lugar, … la riqueza sobrenatural y humana de las verdades contenidas en la revelación.”

 

La primera fuente se orienta a plantear que en la sociedad existen ciertos aspectos del hombre que los adquiere por derecho natural gracias a una esencia metafísica. Por ejemplo, la propiedad privada, de esta manera la legitimiza y acepta la explotación de los trabajadores, por parte de la burguesía, como algo natural. En otro aspecto, la lucha de clases y las guerras internacionales, para la iglesia, son expresión de la esencia metafísica del hombre, de esta forma encubre las consecuencias de la separación que existe entre el “capital” y el “trabajo”. Pretenden que la política, si se quiere la doctrina social, sean el reflejo del derecho natural concebido como expresión de la esencia metafísica del hombre, como mandato divino,  es decir, aceptar la existencia de un derecho, de una ley, colocados por encima de las clases sociales, de los hombres y que su desobediencia conduce al pecado.

 

Con referencia a las relaciones interhumanas: hogar, trabajo y relaciones políticas la Iglesia cree que su misión es la de rebelar el plan de Dios. Pio XII el 23 de marzo de 1952, indicaba: “Este plan de Dios es el que obliga y, consiguientemente, da derecho a la Iglesia para intervenir con su Magisterio, para que esas relaciones cumplan su finalidad antológica y concurren, en armoniosa síntesis, a establecer el Reino de Dios entre los hombres, Reino de justicia y caridad,  que la Iglesia tiene por misión instaurar y restaurar en su perspectiva escatológica,   hasta ser consumado en la unidad y comunión de todas las cosas en Dios. Esta es la razón de ser de la Doctrina Social de la Iglesia”.

 

Plantear los problemas emergentes de las relaciones de la familia, del trabajo y políticas, en la perspectiva de la vida de ultratumba importa simplemente soslayarlos y negarse a extirpar la miseria y la explotación de la sociedad por el camino de su transformación revolucionaria.

 

Sobre esta base, que es la Doctrina Social de la Iglesia, las encíclicas de los distintos Papas han sido realizadas, sufriendo algunas ampliaciones, principalmente, sobre la presencia de la Iglesia en la actividad social y política.

 

    1. LA IGLESIA CATOLICA Y LA EDUCACION

 

La  relación entre la Iglesia Católica y la educación ha estado marcada, históricamente, por la fricción, la persecución, la discriminación y el elitismo. La presencia de los sacerdotes en el continente estuvo muy  lejos de impulsar la alfabetización, menos aún de instruir a los nativos sobre los adelantos científicos. Para la iglesia, basada en el pensamiento feudal, la instrucción estaba reservada a los monjes y a los nobles, que pagaban por ello. El resto solo debía ser evangelizado,  se limitaban a transmitir lo que consideraban verdades reveladas.

 

Para el clero, el mejoramiento y la civilización de la raza indígena dependían exclusivamente de la enseñanza del catecismo. Es por demás sugerente lo que se encuentra en las Obras franciscanas en aymara, “Manual del Párroco aymarista” donde se tiene la siguiente sentencia: “Yaya kkeilkkeri, Dios Auki aljgeri” (indio que llega a escritor, vende hasta su Creador).

 

En el periodo de la Republica los sacerdotes pasaran a dirigir y crearan escuelas en sus respectivas parroquias. Pero esta situación no fue resultado de la buena voluntad de la Iglesia con la educación, fue una imposición del Estado. La materialización de la instrucción publica, impulsada por los gobiernos (Bolívar, Sucre, Belzu, Ballivián, etc ), en los primeros años de la Republica, va a chocar con un gran escollo en la escasez de recursos económicos. Los impuestos especiales, las contribuciones del Estado y de los particulares no van a ser suficientes. Esta situación va a provocar que se emitan una serie de Circulares al respecto.

 

El 25 de agosto de 1825, Bolívar, por un decreto destina las cuartas episcopales del Obispo de La Paz a fondos de instrucción.  El 11 de diciembre de 1825, Bolívar ordena: que la obra de pia de Paria sea destinada a instrucción, que todos los bienes raíces, derechos y rentas de las capellanías tengan igual destino; lo que es confirmado por Sucre, decreto 9 de enero 1826; que las fincas de los conventos, que se supriman y pasen al fondo de instrucción. El 3 de marzo de 1826 Sucre manda que las rentas de los agustinos de Copacabana sean destinadas al ramo de la instrucción. El 11 de diciembre de 1843 se emite una Circular  donde se obliga a los sacerdotes de cantones a dirigir las escuelas de sus parroquias. El 16 de septiembre de 1844 se emite otra circular donde se indica que los sacerdotes, además debían solventar los gastos de  las escuelas. En otra circular, de 6 de enero de 1882, se recordó “La obligación de crear escuelas, que es anexa a la de enseñar la doctrina cristiana, esta también impuesta  a los párrocos por el Concilio de Trento en su sección 23, capitulo 7 ….., y debe ser llenada personalmente por los párrocos. El Supremo Gobierno de la Republica se dirige, por tanto, a S. Itma. el señor Arzobispo para que se sirva compeler a los curas al cumplimiento de este deber, bajo la conminatoria de que se tomarán medidas enérgicas contra los que se obstinen en no hacerlo. ”

 

Los historiadores de la Iglesia, en este sentido, van a considerar todo esto como una carga económica que se les obligo a ejecutarla.

 

Por ultimo, no debemos olvidar, las bases que fueron sentadas en el Concilio de Verona de 1183, para la inquisición española (1478) autorizada por el Sumo Pontífice. El famoso dominico Tomás de Torquemada  encarno las medidas represivas y brutales de la inquisición contra la critica y la libertad del pensamiento, base para el desarrollo de la ciencia y la educación. La religión no permite el cuestionamiento de sus verdades eternas, las cuales son sólo incumbencia de Dios y no de los atrevidos y pecadores humanos. Es por este motivo que a partir de 1918, en el continente latinoamericano y mucho más antes en Europa, los movimientos universitarios reivindicaran la consigna Universidad Laica, por considerar a las confesionales negaciones de la ciencia y la cultura.

 

  1. REBELION EN LAS INSTITUCIONES CATOLICAS
    1. LA PRESION DE LAS FUERZAS SOCIALES

 

Al igual que cualquier otra institución la Iglesia desarrolla sus actividades en una sociedad en concreto y no en el cielo. La sociedad funciona en base a Leyes objetivas, al margen de la voluntad de los hombres y más aun de los seres divinos. El objetivo de toda sociedad es el de producir y de acuerdo a como los hombres se organicen en la producción se definirá las características de una determinada sociedad.   

 

La organización de la producción depende de la relación que existe de los hombres con los medios de producción. Es decir, el tipo de propiedad sobre los medios, esta situación definirá, la división social en clases y el papel que juega cada una de ellas.

 

Estas clases inevitablemente tienen intereses diferentes y contrarios, lo cual se refleja en la lucha de clases, que marca a fuego todo el acontecer de la sociedad. La lucha entre explotados y explotadores, entre oprimidos y opresores  penetrara a todas las instituciones de la sociedad.

 

Esta situación se refleja en la misma colonia, cuando en 1511 el dominico Antonio de Montesinos dejará atónitos a sus oyentes con un sermón acusatorio y subido de tono: “Todos estáis en pecado mortal y en él vivís y morís, por la crueldad y tiranía que usáis con estas inocentes gentes. Decid, ¿con qué derecho y con qué justicia tenéis en tan cruel y horrible servidumbre a estos indios? … ¿Cómo los tenéis tan opresos y fatigados, sin darles de comer, ni curarlos en sus enfermedades, que de los excesivos trabajos que les dais incurren y se os mueren, y por mejor decir, los matáis, por sacar y adquirir oro cada día?”.

 

En las últimas décadas tenemos varios y vivos ejemplos de sacerdotes que no solo dieron sermones, sino que hasta tomaron las armas junto al pueblo. En Centro América, Nicaragua, existen testimonios al respecto, además denunciando la presión  de la Iglesia para que abandonen su actitud. En 1984, el p. Fernando Cardenal M. decía en Carta a mis Amigos: “Muy poco después del triunfo de la Revolución Sandinista, los Obispos de Nicaragua comenzaron a presionarnos a los Sacerdotes que estábamos en la Revolución para que abandonáramos nuestro compromiso en ella. En ese entonces el P. Miguel D'Escoto, era Ministro de Relaciones Exteriores; mi hermano Ernesto, Ministro de Cultura; el P. Edgar Parrales, Ministro de Bienestar Social y yo encargado de la Alfabetización. Después de largos meses de tensiones, finalmente en Junio de 1981 la Conferencia Episcopal de Nicaragua nos concedió permiso para continuar en nuestro trabajo, como una excepción, por razón de la emergencia que vivía el país; por nuestra parte debíamos renunciar "voluntariamente" a celebrar cualquier Sacramento en público o en privado. Desde entonces nunca nos volvieron a conceder una reunión, aunque la hemos solicitado varias veces.

El Mons. Oscar Arnulfo Romero, que fue asesinado días después de convocar desde el pulpito a la desobediencia social. Donde una de sus frases celebres decía: "...Si denuncio y condeno la injusticia es porque es mi obligación como pastor de un pueblo oprimido y humillado...”

El p. Luis Espinal, quien lucho desde joven contra el franquismo en España, lo cual provoco su salida de este país. Contra gorilismo en Bolivia, que provoco su asesinato. En sus oraciones decía: “Jesucristo, te damos gracias porque no fuiste prudente ni diplomático; porque no callaste para escapar de la cruz; porque fustigaste a los poderosos sabiendo que te jugabas la vida.”. Exigía que la Iglesia “pregone libremente, sin reticencias ni cobardías. Que no calle nunca, ni ante el guante blanco”. Un aspecto muy sugerente se refleja en esta oración: “COMUNISMO - Señor, nos da miedo este mundo que avanza hacia el comunismo. La mancha roja se extiende con el apoyo de muchos. Hoy, aquí, la religión de la materia es más fuerte que tu Religión, es más viva, más proselitista. Tal vez, sea mejor así, que el comunismo crezca y de un zarpazo saque de su letargo a tu Iglesia milenaria. Ante un peligro tan agudo, ¿qué significa esta iglesia de boato y de rutina?

Tal vez, tus pobres hallan en el comunismo aquello que Tú predicaste: el hambre y la sed de justicia (Mt. 5,6). Tal vez, nosotros los hacemos ateos al mostrarles un Dios que de verdad no existe; tal vez, tienen razón al hablar de “opio del pueblo” porque hemos desencarnado nuestra fe…Tal vez, hará falta atravesar el Mar Rojo para entrar en la Tierra Prometida. Tal vez, Tú, Señor, estás con ellos.” En los editoriales del Semanario “AQUI”, del cual fue su director, se muestra una concepción sobre la sociedad distinta al de la Iglesia, porque hablaba de clases sociales, de lucha de clases, de explotación por parte de la burguesía y de la necesidad de transformar la sociedad por medio de la revolución. 

Todos estos ejemplos demuestran que las contradicciones sociales presionan muy fuertemente sobre la Iglesia, y que pese a ser una institución tan rígida y conservadora, por la tradición que recoge, la concepción que tiene y los grandes intereses materiales que defiende, soporta la germinación de ovejas descarriadas. Desde sus soldados más disciplinados (sacerdotes) hasta sus educandos.

    1. EXPERIENCIA DE LA PROMOCION 1980 “LUIS ESPINAL -  SANGRE NUEVA” DEL COLEGIO SAN CALIXTO

 

El Colegio “San Calixto” es una institución educativa dirigida por la Iglesia Católica, a través, de la Compañía de Jesús. En este marco se inculca a los alumnos toda la concepción que tiene la Iglesia sobre la realidad y la sociedad. Sobre la razón del mundo el principio de la creación, sobre la problemática social la “Enciclica Sollicitudo rei Sociales”, expuesta anteriormente. La discrepancia franca a estos dogmas, internamente es sancionada y hasta motivo de marginamiento.

 

A esta fuerza conservadora que presiona sobre los jóvenes, se añade las particularidades de su extracción de clase. Pequeño burguesía solvente para financiar una educación privada. Este último aspecto también es un factor conservador que obliga al sector a defender el orden social existente, en la medida, que tiene mayores intereses materiales que cuidar.

 

Pero como toda persona, estos jóvenes, no podían estar al margen de la situación política del país. El continente vivía la aplicación del Plan “Cóndor”, Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, Chile y Bolivia en los años 70, inician una escalada de represión contra todos los opositores a las dictaduras. El gobierno norteamericano, en coordinación con los sectores más reaccionarios en estos países, alienta gobiernos militares dictatoriales, para frenar la rebelión popular, que alcanzo un alto grado de riesgo para sus intereses.

 

En Bolivia, por ejemplo, la “Asamblea Popular”  se encaminaba a elaborar el plan de estatización de los medios de producción. Este órgano concentraba a casi toda la población, desde inquilinos, hasta policías. Su fuerza indudablemente crecía y se afirmaba como órgano de poder dispuesto a quitarle el control de la economía a la clase dominante. El golpe de Banzer (1971) va a frenar en seco este proceso y se instaura un secante régimen fascista en el país.

 

La insurgencia del ejército al primer plano de la política obedece al agotamiento de los grupos nacionalistas civiles, que fracasan en su objetivo de desarrollar el país, desde el punto de vista capitalista. Como ya no son una fuerza capaz de controlar a los trabajadores y ante el fracaso de los métodos “democráticos” la metrópoli imperialista decide cambiar el método de gobierno, por el fascista o policiaco-militar. Primero Banzer y luego toda una serie de gorilas se harán cargo de definir sobre nuestros destinos.

 

Las dictaduras militares se van a caracterizar por una brutal represión. Masacran sin piedad en las ciudades, en el campo, las minas. Instauran centros de concentración para miles de presos políticos. Se reportan miles de desaparecidos. Eliminan las más elementales libertades personales, como es la libertad de pensamiento, de expresión, de reunión. Eliminan sindicatos, desaparecen las universidades libres, solo existe una prensa, etc. Es decir, se transforman en una dictadura, concentración de todo el poder en el Ejecutivo, y es totalitaria, porque controlan todos los aspectos de la vida social. En resumen régimen fascista.

 

Toda esta desgraciada situación va a provocar que madure el descontento popular, además, las dictaduras no van a poder resolver los problemas de la economía. La desocupación, el hambre, la miseria van a seguir presentes y más agudas. Por otro lado, acentuará el descontento la escandalosa corrupción de estos gobiernos, reducidos a pandillas de ladrones de las arcas estatales y narcotraficantes.

 

El descontento no se concentro simplemente en algunos sectores conocidos por su presencia activa en las luchas sociales. Las clases medias acomodadas también sentían lo mismo. Hasta a nivel internacional había una reacción adversa a estos regimenes. Este ambiente va a provocar la incorporación de los trabajadores a la lucha, que será iniciado, como lucha a gran escala, porque los brotes de resistencia siempre estuvieron presentes, por una huelga de hambre de un grupo de mujeres mineras a las que acompaño el p. Luís Espinal.

 

La huelga de hambre alcanzo niveles nacionales y obligo al dictador de Banzer a dimitir (1977), pero los problemas no desaparecieron.  Siguieron a este hecho una serie de cuartelazos comandados por distintos generales, provocando más repudio y descontento generalizado. Además, a esta situación se añade el descontento popular de todo el continente contra las dictaduras, que dio lugar a diferentes expresiones de protesta, a través, de la movilización, la música, la poesía y la pintura.  Las masas de Latinoamérica se alinearon a la izquierda.

 

A este caldeado ambiente, indudablemente, los jóvenes del San Calixto no van a poder ser indiferentes. Además, van a sentir la presión de un particular hecho, y es el asesinato del p. Luís Espinal, ocurrido el 21 de marzo de 1980, y cometido por paramilitares al servicio de las dictaduras.

 

La muerte del p. Luis Espinal tuvo mucho impacto en la sociedad, no solo por el compromiso y la lucha del sacerdote, sino porque aparece en un momento de ascenso de masas. Los trabajadores en todo el país se radicalizan en contra las dictaduras y la inestabilidad en el país. Estaban pendientes de todos los acontecimientos, muy tensos y recuperando la confianza en sus fuerzas tras haber arrinconado al dictador Banzer. En este estado de ánimo el asesinato del sacerdote va a provocar mayor decisión y firmeza en general, para combatir a estos nefastos gobiernos. Será proclamado el p. Luís Espinal como mártir de la lucha del pueblo boliviano.

 

Estos aspectos empujarán a la promoción 1980 mucho más a la izquierda. Era una situación que la Iglesia ya no podía controlar. Es sugestivo el dato que se obtuvo sobre el material decomisado por los grupos paramilitares, que allanaron el Colegio “San Calixto”, en el golpe del Gral. Garcia Meza y Arce Gomez. En este material, extraído de la habitación de uno de los sacerdotes, se encontraron opiniones escritas de los estudiantes de la promoción sobre la Iglesia y la política. La dictadura al revisar los escritos saco la conclusión que existía un nido de rojos, entonces procedió a amenazar, perseguir y prohibir la graduación de los futuros bachilleres.

 

La furia de la dictadura se agravo cuando los estudiantes deciden ratificar el nombre de su promoción “LUIS ESPINAL – SANGRE NUEVA”. Entonces llueven más amenazas y lógicamente el temor de los padres de familia.

 

Los hechos acontecidos en el Colegio “San Calixto”, en 1980, no demuestran que la orientación de la institución es hacia la subversión, ni muchos menos la formación de revolucionarios. Su naturaleza no lo permite. Lo que hicieron estos jóvenes fue expresar instintivamente la enorme presión de los acontecimientos que ocurrían en el país. Sobre la cual la Iglesia estaba indefensa. No fue una expresión conciente y organizada de una determinada concepción ideológica. Estos estudiantes, no tenían concepciones marxistas desarrolladas, en el mejor de los casos, algunos balbuceaban ciertos conceptos. Esto explica porque después cada uno de estos estudiantes siguió un camino al margen de la lucha social y, algunos hasta, hayan desarrollado una concepción contraria a ella.  Fue la afiebrada lucha nacional la que definió las particularidades de la Promoción 1980 “Luís Espinal – Sangre Nueva” del Colegio “San Calixto”.

 

 Arturo Silva B.

Es Ingeniero, Activo integrante de la Promoción 1980, miembro fundador del POP CH.

 

Enter supporting content here

sc_escudo.jpg

COLEGIO "SAN CALIXTO"
LA PAZ - BOLIVIA